Inicio de la página de viajes de la Fundación Galicia Verde


INTRO AL MAL DE ALTURA         ALTURA Y OXÍGENO          MAL DE ALTURA         ACLIMATACIÓN          SÍNTOMAS         TRATAMIENTOS


BAJAR, ... BAJAR, ... BAJAR, ... BAJAR,...

TRATAMIENTOS CONTRA EL MAL DE ALTURA


montes en Namche Bazar

Si puede acuda a un médico especialista

Lo importante siempre es prevenir, siguiendo las pautas que hemos expuestos en los apartados anteriores, pero llegados a este punto de aparición de la enfermedad, se hace necesario tratarla.

Vamos a exponer dos tipos de tratamientos: unos preventivos, es decir para intentar evitar que aparezca el problema, y otros paliativos, para curarlo. Ni que decir tiene que la presencia de un médico especialista en alta montaña, cuando sea posible, resulta insustituible.


En plan preventivo podemos hacer:

    Ascender lentamente, comiendo e hidratándonos adecuadamente, tal como se explicó anteriormente.

    En caso de que ascendamos rápidamente a los 2.500 metros, se debe pasar un par de noches en esa altitud antes de seguir subiendo. Cabe la posibilidad de  tomar Diamox-TM (125 gr. cada 12 horas) desde por lo menos un día antes de la ascensión y continuar tres días más.

    Evitar el sobreesfuerzo, sobre todo si aparecen síntomas de MA.

    Beber líquido abundante para mantener la orina fluida y abundante (el Diamox-TM es un diurético, por lo que si se toma habrá que  beber más).

    El Diamox-TM no enmascara los síntomas del MA.

    Si se duerme mal o interrumpidamente, tomar Diamox-TM por la noche (125 mg.)

    Evitar cualquier medicación que inhiba la respiración (somníferos, sedantes, analgésicos fuertes y antihistamínicos) pues incrementan el riesgo de MA. En caso de que haya que tomarlos, necesariamente, tómese Diamox al mismo tiempo.

    En caso de alergia a las sulfamidas se puede sustituir el Diamox-TM por Ginko Biloba (de 80 a 120 mg. cada 12 horas).


Mal de altura (MA)

    Al primer síntoma lo mejor es detenerse. Descansar. Ver que pasa, y si los síntomas no desaparecen, o se incrementan, descender por lo menos 500 metros y permanecer allí entre uno y tres días hasta que los síntomas remitan. El descender siempre nos hará mejorar, aunque debamos continuar con los tratamientos.

    Tratar el dolor de cabeza con ibuprofeno o paracetamol. Si fuera muy intenso se pueden utilizar asociaciones analgésicas con codeína, cafeína o ergotamina. También se han propuesto en la práctica hiperventilaciones forzadas cada 10-15 minutos, y el masaje de las arterias temporales.

    En caso de náuseas o vómitos persistentes tomar de 5-8 mg de Stemetil, cada 12 horas.

    Si se puede, aplicar oxígeno.

    Controlar al paciente, sobre todo durante la noche, por si desarrollara EC, o EP.

    Finalmente, tomar de 125 a 250 mg de Diamox, cada 12 horas, durante tres días, o mientras se permanezca en altitud en caso de que los síntomas se vuelvan a presentar.



Edema pulmonar (EP)

    El mismo tratamiento que para el edema cerebral, excepto:

    Aplicar el oxígeno usando mascarilla (de 4-6 l/minuto hasta la recuperación, y luego reducir a 2-4 l/minuto).

    Medicar con:

    Nifepidina. Usar sólo en caso de no disponer de oxígeno. Administrar en  tabletas de liberación lenta (10-13 mg. Cada 12 horas, durante 2 ó 3 días). Puesto que la nifepidina puede provocar una bajada de la tensión arterial, sobre todo si el paciente presenta deshidratación, rehidratar antes de suministrar el fármaco. Si se produce un bajón de tensión (palidez acompañada de pulso débil, mareos al sentarse) trátar igual que un shock.

    Diamox-TM: 25 mg cada 12 horas.

    Puede ser útil un inhalador de los usados para el asma (salbnutamol), dando 2 inhalaciones cada 4 horas.



EN CASO DE NECESIDAD

Si fuese inevitable seguir ascendiendo (por ejemplo, en el caso de que haya que salir de una zona atravesando un puerto elevado) sígase un tratamiento con 25 mg. de Diamox-TM cada 12 horas. Si el problema original fue EC, añádase dexametasona (4 mg. cada 12 horas); si fue EP anádase Nifepidina de liberación lenta (de 10-13 mg. cada 12 horas). Aplicar oxígeno.

Si el insomnio se debe a tensiones emocionales puede usarse un sedante o ansiolítico, pero a dosis mitad de las normales y que sea de tipo de acción rápida y vida medio-corta (como el triazolam) que a las ocho horas ya han dejado de actuar y no interferirá en la actividad posterior.


acceso a la pagina de condiciones de nuestros viajes acceso a la página de nuestros viajes acceso a las páginas sobre como equiparse para la alta montaña acceso a información sobre el mal de altura