Propuestas de viajes de la Fundación Galicia Verde Acceso a la selección de viajes

CAMINO PRIMITIVO SANTIAGO
(desde Oviedo)

2ª ETAPA, de San Juan de Villapañada a Salas - 20,2 km

Salimos del albergue de San Juan de Villapañada al alba, cuando aún resulta difícil caminar por la excasa de visibilidad. Si siempre es recomendable madrugar, en esta etapa, y con tiempo caluroso, es más que aconsejable pues nos espera una larguísima subida.
Tomarla con ritmo, pero con calma, que quedan muchos kilómetros por delante.



Volver a la ruta
 

Una vez que acabéis la subida y coronéis el alto del Fresnu, tomar aliento, relajaros, reponer fuerzas y disponeros a disfrutar de la magníficas vistas sobre los valles que nos rodean, y de los pequeños pueblos cercados por campos de cultivo y bosques. Unos metros más arriba podéis visitar el Santuario de Nuestra Señora del Fresnu, si aún os queda aliento después de la subidita, para el resto de la jornada. A partir de aquí se inicia una larga bajada hacia el valle del Narcea. Al principio por una carretera casi sin tráfico, pero con algo de gravilla, para luego convertirse en agradables caminos de tierra entre caseríos, prados y manzanos. Todo un lujo.

 
 

 
 


Una pequeña parada en La Doriga, después de haber dejado atrás un pequeño molino de madera abandonado, nos permite disfrutar del entorno y de la iglesia, como elementos más significativos. Esta iglesia está dedicada a Santa Eulalia y, según nos cuentan, es del siglo XII. Perfectamente aclimatada a la lluviosa climatología dispone de un magnífico porche de piedra con cubierta de madera.


 
     

Después sigue una larga y agradable caminata que nos llevará hasta Cormellana, pueblo que marca la mitad de la etapa de hoy. La entrada al pueblo se hace por un puente contruido sobre el río Nonaya y, sin necesidad de atravesar el pueblo, el Camino nos lleva siguiendo el curso del río por un relajante paseo de, más o menos, un kilómetro. A la salida del pueblo destaca el precioso monasterio de San Salvador que, aunque en estado de deterioro bastante notorio, resulta uno de los monumentos más destacables de la etapa.


 
 
 
 

Al seguir nuestro camino encontramos una pequeña subida que atraviesa Suburriba, que no Sobrerriba, pues hay reivindicar los nombres locales. Es corta y un poco dura. Primero por carretera y, más adelante, por caminos desde los que de divisan magníficas vistas y donde podrán invitaros a degustar unas magníficas manzanas.

 
 

Aún nos queda una larga caminata hasta Salas. Muy agradable, pero que se hace un poco pesada, no por el camino que es casi llano, aunque al final discurre por de carretera, sino porque la etapa ha sido larga y los kilómetros pesan.

 

Y finalmente llegareis a Salas. Disfrutar de este pequeño pueblo. Allí encontrareis de todo pero especialmente gente muy atenta, y un entorno maravilloso dentro de un pueblo, bien cuidado, con las dimensiones justas y cargado de historia.


Y por supuesto un buen albergue.

 
acceso a información sobre el mal de altura