Propuestas de viajes de la Fundación Galicia Verde Acceso a la selección de viajes

CAMINO PRIMITIVO SANTIAGO
(desde Oviedo)


3ª ETAPA, de Salas a Tineo - 20,2 km.

La etapa de hoy es relativamente corta; sólo 20 km, pero si mirais su perfil observaréis claramente que casi la totalidad del recorrido es de subida, por eso conviene tomársela con calma. La subida comienza en el mismo pueblo de Salas y, desde el primer momento, discurre por un bosque de castaños lo que a torna especialmente agradable, incluso aunque apriete el calor.

Volver a la ruta
Como se ve en las imágenes anteriores el camino es en general magnífico, aunque en época de mucha lluvia puede resultar un tanto resbaladizo. Después de una subida sostenida llegaréis a un falso alto donde entraréis en la carretera. Aún falta un buen trecho.

El tramo de carretera no nos gusta, y se hace largo, y habrá que caminar con cuidado dada la velocidad  con que pasan los coches.

 


Vuelve la tranquilidad cuando dejamos la carretera principal por otra secundaria, menos transitada y, especialmente cuando nos adentramos por espectaculares caminos que parecen "tuneles del tiempo". Vuelve la tranquilidad hasta Bodenaya.
 
Entrando en el Concejo de Tineo, el primer pueblo que atravesamos es La Pereda donde nos topamos con una capillita, llamada la del Cristo de los Afligidos, que data del siglo XV (según pone el cartel) y tiene un curioso reloj de sol en la pared. Estamos en la mitad de la etapa de hoy.

Bodenaya es una buena opción para los peregrinos que quieren avanzar un poco más en el camino pues tiene un buen albergue privado (según referencias), aunque en nuestro tránsito y tal como nos había contado nuestro amigo Domingo, se encontraba cerrado.

A lo largo del Camino junto a manifestaciones arquitectónicas religiosas compiten aportaciones personales, algunas muy curiosas como la que vimos en El Pedregal, que ponen de manifiesto la implicación popular con este movimiento.

 

 

Y de aquí a La Espina… el pueblo "grande" de la etapa de hoy. Es un pueblo muy alargado, como los típicos pueblos del Camino Francés y es aquí donde está el desvío que enlaza con el Camino del Norte. Salimos de la Espina nuevamente subiendo hasta coronar el Puerto de la Espina, donde vemos una de las mejores vistas de hoy. Un valle al fondo con las altas montañas que atravesaremos en breves días.

 
 
Quien tiene más miedo, ¿las vacas o nosotros?. s frecuente encontrarlas  tapándonos el camino, pero no temáis pues no son agresivas. Unas voces, y acercarse a ellas moviendo los brazos, será suficiente para que den la vuelta.
 
 
 
A partir de aquí y hasta el final de la etapa no atravesamos ningún pueblo y vamos caminando todo el rato por un buen camino de tierra entre árboles, prados,…. a veces saltando arroyos pequeños, metros de subidas, metros de bajadas,…. pero siempre con el color verde y marrón acompañando nuestro caminar.
 
 
Los últimos kilómetros son rápidos pues la senda es llana y acaban en unas grandes instalaciones deportivas y en una capilla (llamada la de San Roque) que están a las afueras de Tineo. Pero no os hagáis ilusiones…. de allí hasta el albergue aún queda un kilómetro siguiendo el llamado Camín Francés o "Paseo de los Frailes".
 
 
Tineo es un enclave inmerso en una región con vocación ganadera, como vinimos comprobando durante toda la etapa. Merece una visita su parte antigua, bastante bien conservada y separada del casco moderno.
Volver a la ruta
 
acceso a información sobre el mal de altura