Propuestas de viajes de la Fundación Galicia Verde Acceso a la selección de viajes

CAMINO PRIMITIVO SANTIAGO
(desde Oviedo)


4ª ETAPA, de Tineo a Pola de Allande - 28,2 km.

Arrancar en frío y cuesta arriba siempre cuesta un poco más, por eso siempre insistimos en la necesidad de comenzar la etapa tranquilamente, calentando las piernas. La salida de Tineo es bastante dura pues en los primeros 6 km tendremos que ascender  algo más de 300 metros.  Afortunadamente la belleza del entorno es un regalo para nuestros ojos y la disculpa perfecta para parar a recobrar el aliento, y disfrutar de la belleza que nos regala esta Asturias otoñal.

Volver a la ruta

Las primeras subidas, en el pueblo y sobre cemento, son bruscas pero, el resto, es suave y sencillamente hermoso y nos permite disfrutar de la transición del aspecto urbano del camino, dejando atrás, inmerso en el valle, al pueblo de Tineo, para adentrarnos en los más bellos  parajes de pastizales, entre imponentes bosques de castaños y con las montañas de fondo.


 

Disfrutamos en esta etapa porque es de las que nos gustan por su configuración, por sus caminos entre prados y castaños que nos hacen sentir el vibrar de la naturaleza en cada poro de nuestra piel.


 
 
 


 
 

Llegamos al alto donde nos rodean montañas en todas direcciones: las cumbres leonesas, las incipientes cumbres gallegas y el imponente Alto del Palo, que atravesaremos en la etapa de mañana. Una bajada por pista de cemento nos lleva hasta la carretera AS-350, a la altura de la aldea de Piedratecha, donde nuevamente nos adentramos en otro sendero de tierra acompañado de hayas, robles y castaños.

 
 

 
   

En este punto, se os presentará un dilema: seguir el camino o desviaros algo más de 500 metros para acercaros a las ruinas del Monasterio de Santa María la Real de Obona. Según nos cuentan, se trata de una abadía del siglo XIII, abandonada completamente y en su gran parte comida por la maleza. Nosotros decidimos seguir el camino con la vista de la aldea de Obona a nuestra derecha.

 

La pista por la que caminamos va a desembocar a una aldea que se llama Villaluz y desde allí, por una carretera casi sin arcén, caminamos en fila india hasta la población de Campiello, donde podéis disfrutar de servicios de restaurantes, supermercados, albergues,… y de ahí 1 kilómetro más de pateada hasta Borres, lugar donde ponemos fin a esta etapa, pues hemos decidido atravesar el Puerto del Palo por la ruta de los Hospitales.
Este largo descenso es de los que merecen la pena.



 
 
 

El albergue de Borres se encuentra en el final de una cuesta pero para no hacer doble viaje es recomendable, pasar primero, por la única taberna del pueblo para ir a buscar las llaves y, si lo necesitáis, poder reponer fuerzas con algún que otro plato combinado.
Como la etapa de hoy ha sido corta, y mañana seguiremos la ruta de los hospitales, nos acomodamos y bajamos en taxi al pueblo de Pola de Allande para disfrutar, tanto de la belleza del pueblo como de una merecida comida típica asturiana en casa de Toñín: La Nueva Allandesa. Disfrutamos de un magnífico menú-degustación para peregrinos que colmó nuestro apetito con un buen pote asturiano,chorizos allandeses, albóndigas de verduras,.... una buena preparación para esperar la etapa "reina" que nos espera para mañana.

 
 
   
Volver a la ruta
 
acceso a información sobre el mal de altura